Hace unos días se estreno a través de Netflix la más reciente película de Bong John-ho, esta fue estrenada en el pasado festival de cine de Cannes, recibiendo malas criticas e incluso fue abucheada en el festival, todo por ser una cinta realizada por y para un servicio de streaming.

Dejando atrás esos días oscuros en los cuales Almodovar dijo que una cinta de Netflix no puede ganar en Cannes, ya que sería una paradoja que ganara una cinta que no fue hecha para la pantalla grande, hablemos de la película, sin spoilers obviamente.

¿De que va?

La corporación Mirando desarrollo una especia de super cerdos, ellos tienen el menor impacto ambiental y estos servirán para reducir la escasez de hambre en el mundo. Pero como la gente tiene una imagen muy mala acerca de los productos transgénicos, Liz Mirando (Tilda Swinton), decide organizar un concurso el cual consiste en entregar 10 de estos super cerdos a diferentes agricultores en todo el mundo y así ver los objetivos de la empresa (Mirando) más amigables. El mejor de estos especímenes es “Okja” quien fue encargada a un granjero en Corea del Sur. Cuando llega el momento de recolectar a los especímenes, la nieta del granjero llamada Mija se aferra a “Okja” y la seguirá hasta Nueva York, esto para descubrir lo que realmente Mirando tiene planeado.

Netflix apoyando la creatividad

“Okja” es sin duda una cinta sui géneris, ya que Netflix le brindo al director libertad creativa sobre la cinta.

El elenco es fenomenal, no solo por tener a una de las actrices más multifacéticas del cine Tilda Swinton, si no que también reúne a un gran elenco de 5 estrellas, Paul Dano, Giancarlo Esposito, Jake Gyllenhaal, Steven Yeun. Pero no solo eso, si no que también vemos el debut en cine de Ser-Hyun Ahn, quien interpreta a Mija.

La historia es contada de manera magistral, se nota cuando un director hace un proyecto a su modo. La cinta cuanta con un gran abanico de situaciones. Sin duda Bong John-ho hizo un trabajo espectacular.

¿La historia me hace vegano o vegetariano?

¡NO!, esta cinta no es para que los espectadores cambien sus modos alimenticios y tampoco es para que los que llevan este estilo de vida se cuelguen y la hagan su bandera.

Si bien “Okja” nos hace ver como el mundo esta super industrializado, no hace que nos volvamos veganos o vegetarianos, es más ni siquiera nos hace unos defensores de los derechos de los animales, lo único que la cinta quiere lograr es concientizar a la audiencia de lo que consumimos y de lo que hay detrás de estas cadenas industrializadas.

Personalmente yo vi la cinta como un ejemplo de lo que somos capaces de hacer por rescatar a ese ser importante en nuestras vidas, los vínculos que formas y lo importante que es para nosotros tener a alguien que nos acompañe en nuestra vida.

¿Tons, esta buena o no?

“Okja” no es una película que busca complacer a todos, tampoco es una película que busca hacer llorar a la audiencia, ni mucho menos es una denuncia o una historia tipo Disney.

Sus 2 horas de duración no se sienten, es más deseas que la historia continue, aunque eso si al final puede que te quedes con sentimientos encontrados.

“Okja” es una excelente opción para verla un fin de semana, es buen cine.